Inspiración Espiritual

EL PODER DEL YO SOY

El Maestro Saint Germain nos enseña que al decir YO SOY el universo se pone en movimiento para cumplir la orden que demos a continuación.

Dado tenemos libre albedrío todo lo que salga de nosotros llevará nuestra impronta para cumplir con nuestra solicitud y más tarde regresará por Ley del Circulo a nuestra vida con todo aquello que hayamos creado.

El problema se produce cuando por nuestra propia disposición utilizamos nuestro poder para generar desarmonía, discordia o cualquier pensamiento y sentimiento destructivo. La falta de autocontrol de nuestro mundo interior, de nuestras palabras y acciones solo crearan consecuencias destructivas. Y lo que es aún peor, nos enseña el Maestro Saint Germain, que estos decretos seguirán actuando en las vidas de quien las haya emitido “per secula seculorum” por la propia disposición del individuo, hasta que éste tome conciencia del error, lo ataje y lo transmute.

Dado que gran parte de la humanidad ignora este gran poder, el mundo que vemos parece no tener sentido. Sin embargo, tenemos el perfecto antídoto para disolver las creaciones humanas erróneas, su registro y memoria con el uso del Poder del Yo Soy al invocar la Llama Violeta.

“YO SOY LA LLAMA VIOLETA TRANSMUTADORA QUE CONSUME Y DISUELVE TODOS LOS ERRORES COMETIDOS POR MI Y POR TODA LA HUMANIDAD”

Extracto del Libro de Ejercicios de la Llama Violeta» por Patricia Paulo y Martin Anello.

Encuéntranos …
www.encuentrosespirituales.org

CONCIENCIA EN CADA ACCIÓN

Hemos realizando un proceso de purificación de nuestra conciencia despejando todo desorden, nos hemos armonizado para mantenernos en el aquí y ahora, conectados con nuestro Verdadero Ser y así regocijarnos en la Paz y Alegría que nos envuelve. Hoy, en este onceavo día de mi Adviento Personal comienzo a “Ser”, con clara conciencia, “La Presencia de Dios en todas las cosas”. Se trata de “realizar” en obras lo que realmente somos.  

Cada día que pasa vamos dejando atrás un aprendizaje que se va incorporando poco a poco a nuestra conciencia, comenzando a formar parte de nuestra verdadera identidad. 

Nuestro Ser actúa a través de la conciencia, por ello hoy decido que mis acciones manifiesten lo que “Yo Soy”.  A llegado la hora de despertar del letargo, de la comodidad de nuestras ideas y palabras, es necesaria una verdadera transformación visible a través de acciones y hechos reales. Cada acción es una muestra de lo que llevamos dentro. No podemos permitir incongruencias en lo que somos, decimos y hacemos, tal como al exprimir una naranja es imposible extraer algo que no sea zumo de naranja, lo que sale de nosotros en cada instante es lo que somos en verdad.  Cada palabra y acción que emitimos evidencian lo que hay dentro de nuestra conciencia, no hay manera de disimular o alterar esta verdad.

Ralph Waldo Emerson dijo “emplea el lenguaje que quieras y nunca podrás expresar sino lo que eres” . No necesitas justificarte, ni poner la culpa en las situaciones o personas que te llevan a evidenciar odio, rencor, temor o cualquier nivel de enojo o desarmonía. Ya no puedes aceptar que de ti salga un solo pensamiento, palabra o acción que no sea una bendición. Jamás caigas en la trampa de tener que odiar bajo ninguna justificación.

Ten presente que Dios solo emana Armonía, Amor, Perdón, Compasión y sobre todo mucha Paz. Si en algún momento dejas de manifestar estas virtudes es que aún no las tienes en tu conciencia y este discernimiento es un paso esencial en la realización de nuestra Presencia. Sin conciencia no hay realización posible.

A partir de hoy soy consciente de la responsabilidad en cada gesto que envío al universo, sé que todo genera un efecto fuera y por lo tanto también dentro de mí. Veo en los demás un reflejo de mí, si puedo reconocerlo es porque lo tengo dentro, si es agradable avanzo y si no lo es necesito purificarlo, perdonar y perdonarme agradeciendo que esa persona o situación esta delante de mi mostrándome lo que necesito cambiar para avanzar.

Ya no necesito luchar contra nada ni nadie, ahora puedo ver y discernir que cada situación negativa que enfrento es una oportunidad para actuar correctamente, para “actuar” en lugar de “reaccionar”, transformando la situación con la maestría de mi Presencia. Se que si logro mantenerme centrado en mi Presencia en todo momento, la armonía me permitirá ser receptivo a todas las bendiciones y soluciones que estoy buscando. Y solo me encontraré con todo lo bueno que Dios tiene para mi.

Hoy comienzo a fluir por el río de Luz de mi propia Presencia, hoy en silencio seré un portador de Luz donde sea que vaya, hoy seré un irradiador de Luz en toda persona que contacte, hoy seré LUZ para el mundo. Y Así es…. Asi es…

 

Extracto del Libro Adviento Personal «Tiempo de Transformación» por Patricia Paulo y Martin Anello.

Regístrate para recibir nuestro Newsletter con más Enseñanzas Espirituales para elevar la Conciencia

www.encuentrosespirituales.org